Guillermo de Ockham  y   la    crisis de la  escolástica (1285-1349)(?) 

CONTEXTUALIZACIÓN

Se desconoce la fecha exacta del nacimiento de Guillermo de Ockham partiendo de los pocos acontecimientos que conocemos de su vida, entre, los años 1280, como pronto, y 1300, como muy tarde. Según unos nació en el lugar llamado Ockham, en el condado de Surrey, al sur de Londres, mientras que otros consideran que Ockham era simplemente su apellido. Se sabe que ingresó muy joven en la orden mendicante de los franciscanos, y que realizó sus estudios en Oxford, debiendo alcanzar el grado de bachiller en los años 1316-20;

·        según unos, alcanzó también el grado de "magister", llegando a enseñar lógica y teología en las escuelas franciscanas (en París, precisan algunos) hasta el año 1323, en que fue convocado a Aviñon por la corte pontificia, acusado de herejía.

·         Otros, sin embargo, afirman que no consiguió el grado de magister y que jamás se dedicó a la enseñanza, sino que continuó sus estudios en el ámbito de las preocupaciones filosófico-teológicas de la orden franciscana, de donde proceden sus primeros escritos polémicos y críticos sobre tales cuestiones.

·        Todos, sin embargo, están de acuerdo en que fue discípulo de Duns Scoto (natural de Edimburgo, estudió en las universidades de Oxford y París, en las que fue también profesor de teología; fue trasladado, al parecer por motivos políticos, al estudio franciscano de Colonia, donde moriría en 1308), lo que implica retrasar casi al máximo la fecha de nacimiento de Ockham.

 

En el año 1323, J. Lutterrell, canciller de la universidad de Oxford, que había acusado a Ockham de herejía, consigue que el papa Juan XXII convoque a éste a la corte papal, entonces en Aviñón, para someterle al interrogatorio pertinente acerca de significado de sus tesis, con el fin de juzgar su ortodoxia o heterodoxia. Durante varios años, en los que permanece como prisionero de la corte, se trata el asunto, que parece terminar con una sentencia benévola por parte del papa, sentencia que no satisface los deseos de Lutterrell. Los acontecimientos políticos que tuvieron lugar entonces, entre el excomulgado emperador Luis de Baviera y el papa Juan XXII a raíz de la disputa sobre la prevalencia del poder terrenal o del poder espiritual, provoca la intervención de Guillermo de Occam en la disputa, la misma que los franciscanos mantenían ya con el papado al respecto. En 1327 es encargado por el general de la orden, Miguel de Cesena, que había acudido a Aviñón, de analizar las tesis pontificias sobre el tema; viéndose amenazados ambos por los defensores de las tesis papistas abandonan Aviñón y se refugian primero en Italia y luego, en 1328, bajo la protección de Luis de Baviera, siendo también ambos excomulgados. Tras la muerte de Luis de Baviera, en 1347, y habiendo continuado su polémica con los papas Benedicto XII y Clemente VI, tuvieron lugar algunos contactos para facilitar la sumisión de Ockham al papa Clemente VI, sin que haya constancia de que la hubiera, o no, firmado. En 1349 muere en Munich, al parecer a causa de la peste negra.
 

ETAPAS  Y  OBRAS

La presencia de Ockham en Aviñón marca un antes y un después en el conjunto de su obra que queda así dividida en torno a dos períodos:

1.      el primero, anterior a su estancia en Aviñón, está dominado por preocupaciones filosófico-teológicas; . Pertenecen al primer período los "Comentarios" a las Sentencias de Pedro Lombardo, cuyo contenido le valió la antipatía y persecución de Luterrell, y el ser acusado de herejía. También la "Expositio super octo libros physicorum" y la "Summa totius logicae" fueron escritas antes de 1327, sobre filosofía natural el primero y sobre lógica el segundo. Entre las obras teológicas cabe destacar los "Quodlibeta VII", con el tratamiento de cuestiones como la unicidad de Dios, la posibilidad o no, defendida por Sto. Tomás, de que el alma sea la forma del cuerpo, la posibilidad de demostrar la existencia de Dios, etc... en consonancia con las posiciones mantenidas en los Comentarios

2.      el segundo, que comienza con su huída de Aviñón, está dominado por  reflexiones filosófico-políticas. Al segundo período pertenecen su obras de polémica filosófica-política, centradas en torno a la discusión de la prevalencia del poder terrenal o espiritual, entre las que cabe destacar el "Compendium errorum Ioannis papae XXII" y el "Dialogus inter magistrum et discipulum de imperatorum et pontificum potestate", a la que se considera la principal obra de este período escrita por Ockham.


Dentro del ámbito de la Hª de la Filosofia , Guillermo de Occam pertenece al
Nominalismo:

Roselino de Compiegne (1050-1120) afirma decididamente que solo existen seres individuales (posición abiertamente opuesta a la propuesta del realismo, y por tanto considerada herética). Si las cosas son así, los universales resultan siendo simples productos de la mente, solo palabras, solo nombres, golpes de voz que en realidad no existen.

El puntillazo final lo da Guillermo de Occam (1298-1349) quien desarrolla la posición de Roselino y niega tajantemente la existencia de los universales en la naturaleza (que es hasta donde alcanza el entendimiento humano). Para Occam solo los seres individuales pueden conocerse directamente, y este es el único conocimiento confiable. La ciencia entonces no puede apoyarse en los universales ya que no tendría validez. Debe entonces el científico utilizar los conceptos universales como herramienta de su entendimiento, pero debe siempre referirse a cosas singulares. La lógica, que es un resultado de la abstracción, aplica su análisis a la ciencia y por lo tanto entra a analizar los universales a los cuales toma como formas mentales portadoras de significado, pero este significado es resultado de la abstracción que es simbólica.

 Una posición como la de Occam da el punto de partida para que comience a desarrollarse la ciencia de tipo experimental, lo cual es uno de los factores determinantes en la aparición del renacimiento.

 

 

 

 

 

  Vocabulario Filosófico

  Herejía

  Nominalismo

  Navaja de Ockham