APUNTES DE ARISTÓTELES

 

Vamos a distinguir  los siguientes campos  temáticos: Lógica, Física, Metafísica, Antropología y Tª del conocimiento, Ética  y  Política.


                                                     Lógica

Las obras de lógica de Aristóteles (Categorías, Sobre la interpretación, Primeros analíticos, Analíticos posteriores y Tópicos) fueron agrupadas en un conjunto llamado Órganon, como una propedéutica, una preparación para la filosofía. Con ello pretendían recalcar que el conocimiento de las leyes del razonamiento era fundamental, un paso previo, para cualquier ulterior estudio.

La lógica es el instrumento de la Ciencia:

La ciencia estudia lo que no puede ser de otra manera. Lo necesario, que es eterno, ingénito e indestructible que se puede transmitir porque no cambia, es por lo tanto universal. La ciencia explica la realidad deduciendo lo particular de lo universal, que es su causa.

El razonamiento es un encadenamiento de juicios en el que partiendo de una proposición conocida se descubre otra u otras desconocidas. Aristóteles, en los Analíticos, se ocupa tanto del razonamiento deductivo como del inductivo, pero considera que el conocimiento científico se alcanza deduciendo lo particular de lo general, es decir, con el conocimiento de las causas.

Podemos distinguir dos formas de razonamiento:

1.        El silogismo es un razonamiento deductivo mediante el cual, partiendo de dos juicios dados inferimos uno nuevo. El razonamiento deductivo es una forma de razonamiento que va del todo a las partes es decir, intenta extraer de una verdad universal otra particular.

2.        La Demostración científica: A través de él se consigue el conocimiento de las causas y se fundamenta en los axiomas o principios  indemostrables y autoevidentes

 

La Lógica silogística no sale de la realidad, no “asciende”  ( como en Platón) , sino que es parte de ella :  hay una sola realidad y pretende llegar a su causa.

 

La cosmología aristotélica

 

La cosmología aristotélica data de las primeras fases de desarrollo de su pensamiento, y se puede observar en ella una clara influencia platónica. En sus obras "Sobre el cielo" y "Sobre la generación y la corrupción", así como en algunos libros de la "Física", se exponen sus ideas fundamentales al respecto. El universo, que es finito y eterno, se encuentra dividido en dos mundos, el sublunar y el supralunar, reproduciendo de esta forma en cierto modo el dualismo platónico, cada uno de ellos con características bien distintas, como veremos a continuación.

El mundo sublunar, en efecto, está formado por los cuatro elementos y sometido a la generación y a la corrupción, es decir al cambio y al movimiento. El mundo supralunar, por el contrario, está formado por una materia especial, incorruptible, el éter o quintaesencia

 La Tierra, que es una esfera inmóvil, se encuentra en el centro del universo y, alrededor de ella, giran los demás astros y planetas, que están movidas por una serie de motores que deben su movimiento a un último motor inmóvil, que actúa directamente sobre la última esfera, más allá de la cual ya no hay nada.

La física

Por lo que respecta al mundo sublunar, Aristóteles lo concibe como la totalidad de las sustancias, sometidas al cambio, a la generación y a la corrupción. En el Libro II de su Física distingue dos tipos de sustancias (los seres existentes) : las naturales y las artificiales.

-          son sustancias naturales aquellas que tienen en sí el principio y la causa del movimiento. Son los seres que “existen por Naturaleza” ( los animales y sus partes, las plantas y los cuerpos simples, como la tierra, el fuego, el agua, el aire)

-          los seres que “existen por otras causas” son aquellos objetos que han sido producidos por la acción del ser humano, es decir son seres artificiales.  Su principio de movimiento es extrínseco, es decir, son por la acción de otro.

Para Aristóteles la verdadera realidad viene constituida por la naturaleza de las cosas. El origen y la causa del movimiento en la naturaleza se encuentra en ella misma; es una explicación inmanente del movimiento.

Para explicar la constitución y cambio en los seres encontramos dos aportaciones básicas:

a)       Tª de las Causas

b)       Tª Hilemórfica

a)  La explicación de por qué se produce el cambio, sus causas, nos la ofrece Aristóteles con la teoría de las cuatro causas:  la causa material, la causa formal, la causa eficiente, y la causa final.

Todo conocimiento científico demostrable, es conocimiento de las causas; para conocer a un ser es preciso ir a sus causas; y estas son cuatro:

-          Causa Material : es aquella de la que algo se hace  (piedra)

-          Causa formal: es la que determina a algo a ser lo que es. Es la forma concreta o figura (estatua). Ambas son causas intrínsecas, ya que constituyen el propio objeto.

-          Causa Eficiente: o motora que es aquella por lo que algo llega a ser, es el elemento activo que provoca el paso de una a la otra (tomar forma). Es el agente que lo hace (el escultor)

-          Causa final: es el objetivo o fin que se pretende con la acción. Aquello por lo que se comienza algo y que está presente desde el principio (Ser adorno).

 

Estas dos últimas causas son extrínsecas en el caso de los seres artificiales.

No ocurre lo mismo en los seres naturales en los cuales el motor y el fin son intrínsecos ya que dependen de su propio principio de movimiento y de reposo (“principio de causalidad eficiente” por el que todo lo que se mueve es movido por otro), son seres que se desarrollan a sí mismos conformes a su propia naturaleza.

 

b)       Tª Hilemórfica : 

 

 

Según esta teoría, la sustancia está compuesta de materia y forma: el movimiento es el paso de la potencia a acto, de la materia a forma:

 

Hyle

                  potencia                       

materia

 

Morfé

acto

forma

 

 

 

 

La realidad cambia y el movimento existe porque se da en los seres el paso de algo que está en potencia, que tiene la potencialidad de ser (característica de la materia) a acto como actualización concreta de esa materia.

a)   La materia toma forma o figura concreta; un ser es en potencia,  algo que puede ser actualizado o no: una semilla puede llegar a ser árbol o no. (dynamis: con una cierta capacidad de ser) Es una visión biologicista de la realidad; Distingue:

:

-Materia Prima: es el sujeto permanente de todos los cambios, es pura indeterminación, es un “no-ser” todavía, es en potencia.

- Materia segunda: es el sustrato físico del cual están hechos los seres; supone ya alguna determinación formal y consiste en la materia de una realidad concreta y precisa.

b)   La forma es lo que ordena, estructura y configura la materia permitiéndonos no sólo reconocer el objeto sino definirlo universalmente. La forma es la actualización de algo que lo era en potencia. La forma es el ser en acto (enérgeia: remite a lo que una sustancia es ahora).

           Aristóteles sostenía que el mundo no tuvo principio ni tendrá fin, afirmando la eternidad de la materia y del movimiento. El movimiento ha existido siempre pero entonces también hay un motor o acto que es eterno; hay un principio de causalidad para explicar el movimiento:

                             “todo lo que se mueve es movido por otro” (Libro VII. Fisica).

Los seres naturales que son  “unidades hilemórficas”, ni la materia, ni la forma  pueden existir separadas, llevan en sí mismas su propio principio de movimiento y de reposo, que les hace llegar a ser como tienen que ser (un niño inevitablemente se convierte en adulto).

            Esta cadena de causalidad eficiente y subordinada nos lleva a remontarnos a una Primera Causa incausada o Acto puro, que es el motor a-móvil, que nunca estuvo en potencia, y que mueve sin ser movido. Se definirá como una inteligencia inmaterial que origina el movimiento.

 

La metafísica

La Física  aristotélica hunde sus raíces en la Metafísica; necesita tiene fundamentación metafísica.

El término “Ser” es aplicable a todo sujeto o cosa individual al que remiten todas las demás formas de predicación (porque Sócrates “es” podemos decir  que es bajo, o está sentado o es filósofo...).

Distinguimos los “Géneros supremos del Ser” o Categorías: Sustancia  y Accidentes                 

-          Sustancia:  Podemos distinguir lo que Aristóteles llama “Substancia Primera” y que es el individuo concreto y real, compuesto hilemórfico del que se predica algo; y la “Substancia segunda” que es el género y al especie a la que pertenece y que lo constituye. Ambas son una unidad, el ser concreto.

-          Accidente: es la predicación, la acción, son las Formas del  Ser (cantidad, cualidad, relación, lugar, tiempo, posición, estado, acción, pasión)

                                                           ( Sócrates      esta paseando) 

                                                              Subst.              Accidente

La crítica de la Teoría de las Idea.

La metafísica aristotélica se elabora en buena medida como reacción a la teoría de las Ideas de Platón.

a-  Aristóteles considera que la teoría de las Ideas es imposible, ya que establece una separación entre el mundo visible y el mundo inteligible, es decir, entre la sustancia y aquello por lo que una sustancia es, su forma o esencia. Las Ideas, en efecto, representan la esencia de las cosas, es decir, aquello por lo que las cosas son lo que son. ¿Cómo es posible que aquello por lo que algo es lo que es no resida en el objeto, sino fuera de él?.

b-  Aristóteles insistirá en sus carencias con el argumento del "tercer hombre": si el hombre es el resultado de la imitación de la Idea de hombre, y tal Idea es entendida como una entidad de carácter individual, ¿A qué otra realidad imita la Idea de hombre? Debe existir un tercer modelo de hombre para explicar la similitud entre el hombre concreto y la Idea de hombre, del mismo modo que se postula la Idea de hombre para explicar la similitud entre los hombres concretos. De ese modo encadenaríamos hasta el infinito la exigencia de un modelo del modelo, lo que nos llevaría al absurdo.

En esta crítica aristotélica a la teoría de las Ideas de Platón se vislumbran ya los fundamentos de su propia metafísica:

-          ante la imposibilidad de que Ideas expliquen coherentemente la causa de lo real propondrá la teoría de las cuatro causas del ser. Hay un solo mundo natural

-          ante la irrealidad de las Ideas, propondrá su teoría de la sustancia. No hay un mundo separado de esencias.

-          La inconsistencia de la explicación platónica del cambio le llevará a proponer la distinción entre ser en acto y ser en potencia. Se opone a Parménides, el Ser no está fijo ni es inmutable, sino en desarrollo y en continua transformación.

 

FISICA

       Causas (Material, Formal, Eficiente, Final)               Potencia-Acto

 

( Mundo sublunar)               Ser  concreto = Sustancia  = Unidad  Hilemórfica

 

Sustancia 1ª-sustancia2ª                      Accidente (Lo que decimos del ser concreto)

 

 

METAFÍSICA

 

 Antropología y psicología

 

La teoría de la sustancia mantenida por Aristóteles le apartará también de la interpretación platónica del hombre. (Platón, en efecto, había concebido al hombre como el resultado de una unión accidental entre el alma y el cuerpo, dos entidades de naturaleza diferente que se veían obligadas a convivir provisionalmente, hallándose el alma en el cuerpo como un piloto en su nave o, como nos sugiere en el Fedón, como un prisionero en su celda. La muerte significa para el hombre la separación del alma y el cuerpo. Siendo el alma inmortal y el cuerpo corruptible, Platón identificará al hombre propiamente con su alma, por lo que, de alguna manera, concibe la idea de que el fin de la vida del hombre está más allá de su vida en la tierra.)

Aristóteles, sin embargo, ha de concebir el hombre de acuerdo con su teoría de la sustancia, es decir, en consonancia con la idea de que no es posible la existencia de formas separadas: la sustancia es un compuesto indisoluble de materia y forma. Además, todas las sustancias del mundo sublunar están sometidas a la generación y a la corrupción. El hombre, pues, ha de ser una sustancia compuesta de materia y forma: la materia del hombre es el cuerpo y su forma el alma.

a)         El cuerpo como materia que es, supone el principio de indeterminación.

b)         El alma es la forma de la sustancia, es decir, el acto del hombre, en la medida en que la forma representa la actualización o la realización de una sustancia. Es un principio natural inmanente de actividad. Aristóteles acepta, como era admitido entre los filósofos griegos, la existencia del alma como principio vital: todos los seres vivos, por el hecho de serlo, están dotados de alma, tanto los vegetales como los animales. Aristóteles distinguirá en su tratado "De Anima" tres tipos de alma: la vegetativa, la sensitiva y la racional.

-          El alma vegetativa ejerce las funciones de asimilación y de reproducción y es el tipo de alma propio de las plantas.

-          El alma sensitiva, el alma propia de los animales. No sólo está capacitada para ejercer las funciones vegetativas o nutritivas, sino que controla la percepción sensible, el deseo y el movimiento local, lo que permite a los animales disponer de todas las sensaciones necesarias para garantizar su supervivencia.

-          El alma racional. Además de las funciones propias de las almas inferiores, la vegetativa y la sensitiva, el alma racional está capacitada para ejercer funciones intelectivas. Es el tipo de alma propia del hombre. Las funciones racionales o intelectivas son el conocimiento de la verdad en sí misma (la capacidad del conocimiento científico), y el conocimiento de la verdad con fines prácticos (la capacidad deliberativa). Para Aristóteles, pues, el alma es no sólo principio vital, sino, al igual que para Platón, principio de conocimiento. De hecho, Aristóteles definirá el hombre como animal racional, atendiendo precisamente al tipo de alma que le es propia.

 Coincidirá pues, con Platón, en la concepción de que el hombre es un compuesto de alma y cuerpo; pero se separará de Platón al concebir esa unión no como accidental, sino como sustancial. No existen el alma por un lado y el cuerpo por otro lado, sino que ambos existen exclusivamente en la sustancia "hombre", la distinción entre alma y cuerpo es real, pero sólo puede ser pensada. Por lo demás, el alma no puede ser inmortal, como afirmaba Platón, ya que no es posible que subsistan las formas separadamente de la materia. Cuando el hombre muere se produce un cambio sustancial , eso supone la pérdida de una forma y la adquisición de otra.

 

 

 

 

      

 

Teoría del conocimiento

El conocimiento sensible es el punto de partida de todo conocimiento, que culmina en el saber. Y Aristóteles distingue en la Metafísica tres tipos de saber: el saber productivo, el saber práctico y el saber contemplativo o teórico. En la Ética a Nicómaco volverá a presentarnos esta división del saber, en relación con el análisis de las virtudes dianoéticas, las virtudes propias del pensamiento discursivo: El saber productivo que es el que tiene por objeto la producción o fabricación, el saber técnico. El saber práctico remite a la capacidad de ordenar racionalmente la conducta, tanto pública como privada. El saber contemplativo  no responde a ningún tipo de interés, ni productivo ni práctico, y representa la forma de conocimiento más elevado, que conduce a la sabiduría

a)         El punto de partida del conocimiento lo constituyen, pues, la sensación y la experiencia, que nos pone en contacto con la realidad de las sustancias concretas.

b)         Pero el verdadero conocimiento es obra del entendimiento y consiste en el conocimiento de las sustancias por sus causas y principios, entre las que se encuentra la causa formal, la esencia. Al igual que para Platón, para Aristóteles conocer, propiamente hablando, supone estar en condiciones de dar cuenta de la esencia del objeto conocido. De ahí que el conocimiento lo sea propiamente de lo universal, de la forma. Pero para Aristóteles la forma se encuentra en la sustancia, no es una entidad subsistente, por lo que es absolutamente necesario, para poder captar la forma, haber captado previamente, a través de la sensibilidad, la sustancia.

 

 

 

 

   La Ética

        Aristóteles expone sus reflexiones éticas en la "Ética a Nicómaco", fundamentalmente.

-La ética de Platón, al igual que la socrática, identificaba el bien con el conocimiento, caracterizándose por un marcado intelectualismo. Por naturaleza el hombre tiende a buscar el bien, por lo que bastaría conocerlo para obrar correctamente; el problema es que el hombre desconoce el bien, y toma por bueno lo que le parece bueno y no lo que realmente es bueno. De ahí que Platón en la República, en la explicación del mito de la caverna, insista en que la Idea del Bien debe necesariamente conocerla quien quiera proceder sabiamente tanto en su vida privada como en su vida pública, una Idea de Bien que es única y la misma para todos los hombres.

- Para Aristóteles, sin embargo, en consonancia con su rechazo de la subsistencia de las formas, no es posible afirmar la existencia del "bien en sí", de un único tipo de bien: del mismo modo que el ser se dice de muchas maneras, habrá también muchos tipos de bienes.

La Ética a Nicómaco  Cita

comienza afirmando que toda acción humana se realiza en vistas a un fin, y el fin de la acción es el bien que se busca. El fin, por lo tanto, se identifica con el bien. El objetivo de la ética es averiguar qué hacer, hacia dónde dirigir nuestra vida. Pero muchas de esas acciones emprendidas por el hombre son un "instrumento" para conseguir, a su vez, otro fin

 ¿Hay algún fin último? Es decir, ¿Hay algún bien que se persiga por sí mismo, y no como instrumento para alcanzar otra bien?. Aristóteles nos dice que la felicidad es el bien último al que aspiran todos los hombres por naturaleza.

¿ en qué consiste la felicidad ? ¿ y cómo alcanzarla ?

-a)   Cada sustancia tiene una función propia que viene determinada por su naturaleza; actuar en contra de esa función equivale a actuar en contra de la propia naturaleza; una cama ha de servir para dormir, por ejemplo, y un cuchillo para cortar: Si la cumplen, diremos que tienen la "virtud" (areté) que le es propia: permitir el descanso o cortar, respectivamente; y por lo tanto diremos que son una "buena" cama y un "buen" cuchillo.

La virtud, pues, se identifica con cierta capacidad o excelencia propia de una sustancia, o de una actividad (de una profesión, por ejemplo).

Puesto que todos los seres tienden por naturaleza a su fin propio y ello les causa satisfacción, la felicidad del ser humano estaría en realizar aquellas posibilidades que le son más propias, es decir , la razón: el fin supremo de la vida humana  será vivir de manera racional.

La felicidad como “Bien Supremo” supone un ideal autorrealizativo, ya que estamos obligados a elegir entre varias posibilidades; nuestra decisión supone un esfuerzo consciente y está condicionada por nuestro carácter. El carácter , una 2ª naturaleza , lo forjamos  adquiriendo hábitos de acción  racional, es decir, virtudes (Areté).

-b)  La felicidad se consigue a través del desarrollo de la virtud: “ la virtud es el desarrollo de nuestras potencialidades, mediante hábitos selectivos que consiste en un cierto término medio relativo a nosotros, a nuestra naturaleza, a las circunstancias y a la prudencia”. La virtud es un hábito, una disposición voluntaria a obrar de una manera determinada y elegida por nosotros, guiada por la prudencia y hay dos tipos de virtudes:

-          Intelectual: las virtudes dianoéticas (propias  del pensamiento, de las funciones intelectivas del alma)

-          Moral:  las virtudes éticas (propias de la parte apetitiva y volitiva de la naturaleza humana) 

1)  Las virtudes dianoéticas o intectuales

Para determinar las virtudes dianoéticas partirá del análisis de las funciones de la parte racional o cognitiva del alma. Ya nos hemos referido a estas funciones al hablar del tema del conocimiento: la función productiva, la función práctica y la función contemplativa o teórica.

Su finalidad es lograr o alcanzar la sabiduría por la que el alma puede disponer de la verdad y son:

-          La téchne (técnica) o capacidad de producir o fabricar algo, hacer una obra, “ars” (no significa el arte del artista) es la aptitud para producir: como un oficio mediante el cual se transforma una realidad natural en un producto artificial. Es un tipo de saber universal y enseñable.

-          La phrónesis o prudencia, es la sabiduría práctica. El hombre prudente es aquél que es capaz de deliberar rectamente sobre el bien y el mal no sólo individual sino para vivir bien en general. Es la cualidad propia de administradores y políticos. Mediante ella estamos en condiciones de elegir las reglas correctas de comportamiento por las que regular nuestra conducta. No es el resultado de la adquisición de una ciencia, sino más bien el fruto de la experiencia. La prudencia es una virtud fundamental de la vida ética del hombre, sin la cual difícilmente podremos adquirir las virtudes éticas. Aplicada a las distintas facetas de la vida, privada y pública, del hombre tenemos distintos tipos de prudencia (individual, familiar, política).

-          Episteme, la ciencia como saber deductivo. Todo lo que es objeto de la ciencia es necesario, eterno, ingénito, e indestructible, enseñable y capaz de ser aprendido, es demostrativo.

-          El Noûs o inteligencia, actividad de la parte superior del alma, encargado de acceder a los principios de lo demostrable y de toda ciencia. No es ciencia , ni técnica, ni prudencia, son los principios de la ciencia.

-          Sophía o sabiduría es intelecto y ciencia, es la unidad de Noûs y Episteme en el saber. La más exacta de las ciencias. La sabiduría representa el grado más elevado de virtud, ya que tiene por objeto la determinación de lo verdadero y lo falso, del bien y del mal. El hábito de captar la verdad a través de la demostración, la sabiduría, representa el nivel más elevado de virtud al que puede aspirar el hombre, y Aristóteles la identifica con la verdadera felicidad.

 

Funciones del Alma Racional

(o tipos de saberes)

Virtudes dianoéticas o intelectuales

Función Productiva

Función Práctica

Función Teórica

Techen o técnica

Phónesis o prudencia

Sophía o sabiduría

 

 

 

2)       Las virtudes éticas o morales

Las virtudes morales son tratadas  del L.  II al V siendo en este último donde trata la virtud ética principal que es la Justicia.

Este tipo de virtudes orientan toda la acción  tanto individual como política , y la adquirimos a través de la costumbre.

a)       Desde el punto de vista individual, nuestra acción se orienta a la consecución de la “vida buena” propiamente humana, a aquello que es propio a cada uno por naturaleza. Es una felicidad limitada y razonable, propia de un hombre prudente, que exige virtudes morales con el fin de atemperar los impulsos propios y el trato con los otros, lo cual nos remite al problema político.

      La ética aristotélica tiene las siguientes características:

-          Teleológica: toda acción humana tiende a un fin que considera un bien, y que es la Felicidad

-          Eudemonista: La Felicidad es el Bien Supremo

-          Naturalista: Es un fin dado por Naturaleza

-          No intelectualista: Se actúa bien no con la sabiduría sino con la prudencia

-          Comunitarista: La felicidad individual sólo es posible en una comunidad política justa.

  

Cita

Sociedad y política

b)       Desde el punto de vista político

Es la ciudad el marco en el que Aristóteles plantea el fin o Bien Supremo del hombre. La política es una ciencia práctica, no es exacta, no basta el conocimiento sino que precisa la virtud de la prudencia que consiste en deliberar acerca del bien , un bien práctico, y mostrar cuáles son los medios para alcanzar la felicidad, verdadero fin del ser humano.

              Con el fin de alcanzar la vida buena, el estado ha de encargarse de suministrar una educación cívica  a los ciudadanos (aquél que puede participar en los juicios y en el poder, quedando excluidos los esclavos y extranjeros). El hombre es “animal social” (zóon politikon), es decir, un ser que necesita de los otros de su especie para sobrevivir; no es posible pensar que el individuo sea anterior a la sociedad, que la sociedad sea el resultado de una convención establecida entre individuos que vivían independientemente unos de otros en estado natural.

La virtud ética principal  es la Justicia, ya que en ellas están incluidas todas las virtudes; distingue entre  justicia distributiva, justicia correctiva y justicia política:

-          Justicia distributiva: es la distribución de honores, dinero o cualquier cosa compartida entre los miembros de una comunidad proporcionalmente a los méritos de cada uno

-          Justicia correctiva: tiene lugar en los tratos ; si son voluntarios la llamamos conmutativa, si son involuntarios la llamamos judicial. Lo justo es igualdad y lo injusto la desigualdad.

-          Justicia política: encuentra su realización en la polis y tiene que ver con la ley humana.

 

 

Formas de Gobierno

Las formas de gobierno que presenta Aristóteles están en función de dos criterios: quiénes gobiernan y cómo lo hacen

-          Las consideradas buenas formas de gobierno son: la Monarquía, la Aristocracia y la Democracia (Politeia);

-          Las consideradas malas que representan la degeneración de aquellas son: la Tiranía, la Oligarquía y la Demagogia.

La Monarquía, el gobierno del más noble con la aceptación del pueblo y el respeto de las leyes, se opone a la Tiranía, donde uno se hace con el poder violentamente y gobierna sin respetar las leyes;

La Aristocracia, el gobierno de los mejores y de mejor linaje, se opone a la Oligarquía, el gobierno de los más ricos;

La Democracia o Politeia, el gobierno de todos según las leyes establecidas, se opone a la Demagogia, el gobierno de todos sin respeto de las leyes, donde prevalece la demagogia sobre el interés común.