Contextualización de San Agustín de Hipona (354-430) S. IV-V


                                          Cuando San Agustín comienza la elaboración de su síntesis filosófica parte ya de una previa adaptación de la filosofía al cristianismo realizada por los pensadores cristianos de siglo III, fundamentalmente. En su obra analizará los distintos sistemas filosóficos griegos mostrando una especial admiración por Platón (pese a que, al parecer, sólo conocía el Fedón y Timeo), recibiendo una fuerte influencia del neoplatonismo así como del estoicismo. La magnitud, la profundidad y la novedad de su obra le convertirán en el pensador más relevante del cristianismo, ejerciendo una influencia continuada a través de los siglos en el ámbito del cristianismo.

La relación de los primeros pensadores cristianos con la filosofía fue compleja.

1.        unos mostraron su hostilidad hacia la filosofía, considerándola enemiga de la fe, otros vieron en la filosofía un arma para defender con la razón sus creencias religiosas.

2.        El planteamiento griego del tema de Dios, por ejemplo, se limitaba a su interpretación como inteligencia ordenadora. Los cristianos, sin embargo, por Dios entenderán un ser preocupado por los asuntos humanos; un ser encarnado, que adopta la apariencia humana, un ser creador, omnipotente, único, pero también paternal.

3.        el origen divino de la verdad hace, para los cristianos, de su verdad, la verdad, a secas. Esta postura difícilmente se puede reconciliar con la tendencia griega a la racionalidad y su aceptación de los límites del conocimiento.

4.        También en el caso del hombre se parte de concepciones distintas; para los cristianos el hombre ha sido hecho a imagen de Dios y, dotado de un alma inmortal, su cuerpo resucitará al final de los tiempos (lo que supone una concepción lineal de la historia, opuesta a la concepción cíclica de los griegos), uniéndose a aquélla, siendo juzgado y mereciendo una recompensa o un castigo por su conducta (lo que supone las nociones de culpa o pecado y arrepentimiento o redención).

5.        Van a coincidir en: el dualismo platónico, con la distinción de un mundo sensible y un mundo inteligible, y la explicación de la semejanza entre ambos a partir de las teorías de la imitación o la participación; la existencia del demiurgo, lo que, para los cristianos, lo acercaba a la idea de "creación"; y la idea de Bien, como fuente de toda realidad, identificada con la idea de Uno, lo que se interpretaba como una afirmación simbólica del monoteísmo y de la trascendencia de Dios. También respecto al hombre, la afirmación de su composición dualista, alma y cuerpo, y la afirmación de la inmortalidad del alma se consideraron apoyos sólidos para la defensa de las creencias cristianas.

San Agustín de Hipona nace en Tagaste (hoy Argelia) en el 354, donde realiza sus primeros estudios para después trasladarse a Cartago a estudiar letras y retórica. En sus años de juventud apenas conoce el cristianismo y su vida discurre muy alejada de la religión tal y como él confiesa en alguna de sus obras.

Es la principal figura de la Patrística ; en las comunidades cristianas repartidas por todo el Imperio Greco-Romano surgió un pensamiento filosófico-religioso, una reflexión motivada por la necesidad de fijar el dogma cristiano y por la necesidad de luchar contra las herejías.

La Patrística ( padres de la Iglesia) defiende la unicidad de Dios, su bondad y su espiritualidad así como la creación del mundo a partir de la nada; la interpretación tanto de la creación como del hombre se hace mediante doctrinas platónicas ( el ser humano se entiende desde el dualismo cuerpo-alma aunque no se acepta su preexistencia,ni su reencarnación; Dios crea el mundo según sus Ideas que son modelos, es el Mundo Inteligible de Platón).

San Agustín como figura principal de la Patrística recoge gran parte de la tradición anterior y elabora una enorme obra difícil de sistematizar.

En una de estas obras “De la vida Feliz” (386) describe las etapas iniciales y definitivas de su pensamiento y él mismo distingue tres etapas:

1-       Maniqueísmo y escepticismo  

Es su época de Cartago cuando además de estudiar filosofía comienza a frecuentar el grupo maniqueo de esta localidad; entre lo que defendía el maniqueísmo podemos destacar:  

-unía elementos cristianos y paganos

-identificaba el Bien con la Luz, hay una Iluminación del alma

-el “alma buena” del hombre queda incontaminada: no éramos nosotros los que pecábamos sino una cierta naturaleza extraña:

          No hago el bien que quiero y hago el mal que no quiero.

          Quiero hacer el Bien y es el Mal el que aparece  

Tras esta etapa que dura nueve años, vuelve al escepticismo: se debe dudar de todas las cosas y ninguna verdad puede ser comprendida por el hombre.

Este paso marca la ruptura definitiva con el dogmatismo maniqueo.  

2-       Neoplatonismo cristiano  

      San Agustín aceptó los escritos bíblicos a través del Obispo de Milán, Ambrosio. Conoció los escritos de Plotino (205-270) y del Neoplatonismo, y descubrió la concepción de Dios y el alma como realidades inmateriales; descubrió en San Pablo que solo la gracia puede salvar al hombre.

En el 386 se convierte y de las conversaciones con un grupo de amigos surgen sus primeras obras filosóficas: Contra los académicos, Sobre la vida feliz, Sobre el orden, Soliloquios en el 387 año en que es bautizado en Milán.

 

3-       Teólogo y polemista  

En el 396 es consagrado obispo de Hipona y demuestra una enorme fecundidad como escritor hasta el 430  en que muere.

Entre las obras que caben ser citadas podemos destacar:  

-          La ciudad de Dios (413-426)

-          Sobre la Trinidad (400-416) obra cumbre de la teología cristiana occidental

-          Confesiones (400) que es un análisis autobiográfico

 

Dedicó una actividad continua a la lucha contra las herejías y escribe tratados contra los maniqueos, los donantistas y los pelagianos.

 

 

Podemos concluir afirmando que la filosofía de San Agustín de Hipona es una continua búsqueda hacia lo más interior y lo más elevado de la realidad. Su doctrina es una síntesis del neoplatonismo y del cristianismo incipiente, es el precedente del “cogito” cartesiano.

 

 

           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vocabulario filosófico:

 

Patrística

Contemplación

Búsqueda Interior

Iluminación Divina

“Rationes seminales”

Trascendimiento

Ejemplarismo

Creación (del mundo)

Razón –Fe

Optimismo metafísico

La “Trinidad”

Alma (origen)

Dualismo antropológico

Las dos ciudades

Visión teocéntrica